“Estamos comprometidos a que la voz de los niños en el Congreso Infantil se escuche y trascienda, se valore y se haga respetar”: Mauricio Oliva

Tegucigalpa – El presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, enfatizó este martes durante la instalación del XXI Congreso Infantil, que junto a su esposa Rina de Oliva, “estamos comprometidos a que la voz de los niños de Honduras en el Congreso Infantil se escuche y trascienda, se valore y se haga respetar”.

Oliva manifestó que se llena su corazón de profunda alegría al darles la bienvenida al seno del Congreso Nacional de la República con motivo de la realización del vigésimo primer Congreso Infantil en la sala de sesiones del Poder Legislativo.

Acotó que en sus funciones como presidente del Congreso, le confesó a los 128 diputados infantiles que este es, quizá, el acto protocolario que más disfruta junto a su esposa y al equipo de profesionales que lo hacen posible, porque con él renuevan su confianza y su fe en el presente y el futuro de Honduras.

Refirió que congregar a los niños diputados de todo el país, es traer al hemiciclo el aire fresco y la alegría de las nuevas generaciones de hondureños que se levantan sin compromisos con el pasado, pero si con mucha determinación por cambiar el mundo que han recibido.

“En esta oportunidad, el ciclo de sesiones que ustedes desarrollan bajo el lema ¨quiero un buen nacer, un buen crecer y un buen vivir en mi país, engloba la visión por una niñez que nazca con dignidad y en mejores condiciones socioeconómicas, se desarrolle con una educación de calidad que le cambie la vida y viva en un ambiente de paz y tranquilidad que la aleje de las tentaciones de la inmigración ilegal, los vicios o la autodestrucción del proyecto de vida exitoso en el que están llamados a convertirse”, comentó el titular del Legislativo.

Explicó que el Congreso Infantil tiene como propósito también fomentar los valores cívicos, la ética como norma de conducta, los principios democráticos que conllevan al respeto por las ideas de los demás y la sana deliberación y por supuesto a forjar el liderazgo de los niños de Honduras que son la sabia vital de un país que está cambiando aceleradamente.

Señaló que los participantes tienen la oportunidad de presentar sus ideas en forma de proyectos y mociones, confrontarlas con el pensamiento de los demás, valorar el superior interés de la patria común y decidir siempre por lo que sea mejor para Honduras a través de la construcción de consensos y de aproximaciones democráticas.

En ese sentido, indicó que respetar esa dinámica es lo que siempre tratan de hacer los adultos en la sala de sesiones, donde “no todos los días logramos el propósito, pero les aseguro que siempre tenemos presente, como dijo Froylán Turcios, defender con valor la dignidad de esta pródiga tierra en que nacimos”.

Oliva expresó que le agrada mucho saber que entre los temas centrales debatidos en el Congreso Infantil figuran el cambio climático, el acoso escolar, la alimentación escolar, la seguridad en los centros educativos, el pacto por la infancia y la utilización del tiempo libre en la época de las nuevas tecnologías. estamos seguros de que sabrán aportar ideas que serán muy valiosas para las tareas encomendadas a este poder del Estado.

Reafirmó que “tomaremos en cuenta a partir de nuestra sesión plenaria de mañana mismo, las decisiones que ustedes acuerden, porque mi esposa y yo, estamos comprometidos a que la voz de los niños de Honduras en el Congreso Infantil se escuche y trascienda, se valore y se haga respetar”.

Expresó su agradecimiento especial a las diferentes agencias de la Organización de las Naciones Unidas, a Plan Internacional, a la Secretaría de Educación, a Casa Presidencial y a las empresas privadas Ficohsa y Claro, por su valiosa contribución al éxito de este magnífico evento en beneficio de la niñez hondureña.

Aseveró que trabajar en la promoción de los derechos de los niños, en su protección y en facilitarles mejores condiciones de vida, salud, educación y oportunidades es un deber ineludible de las sociedades que debe ser parte de la primera línea en las prioridades del gobierno, de la empresa privada y de las familias en general.

Refirió que en la actual administración del presidente Juan Orlando Hernández, están muy conscientes de ello, por eso se ha trabajado estos años con la visión puesta en los niños y los jóvenes a fin de devolverles el país que merecen y que con su ayuda, seguro está, se construirá rápidamente y se consolidará en el cercano futuro.

“Les deseo el mejor de los éxitos en la toma de decisiones, y al acercarse el Día del Niño hondureño, este 10 de septiembre, que lo celebren a lo grande con sus familias y amigos, renovando votos por una Honduras educada, sana y en prosperidad”, apostilló.