Familias hondureñas que no pueden procrear hijos tendrán una opción con Ley de Vientre de Alquiler presentada en el Congreso Nacional

El deseo de muchas parejas que no pueden procrear hijos se hará realidad gracias a Ley Reguladora del Derecho la Gestación por Subrogación, que fue presentada en esta semana el Congreso Nacional por la diputada nacionalista Sara Medina.
Conocida como “Ley de Vientre de Alquiler”, Medina, recuerda que hay familias que, por cuestiones de infertilidad, no pueden tener hijos.
“Es de todos conocido que en la actualidad la gestación por subrogación constituye una realidad que ha generado que diversos países modifique sus legislaciones para adaptarlas a esta nueva realidad”, señaló Medina, diputada por El Paraíso, en la exposición de motivos.
Ante esta nueva realidad –agregó-, la mejor solución no es cerrar los ojos ni prohibir, sino regular una situación social pues de no hacerlo puede generar diversos perjuicios tanto para las personas que desean convertirse en padres a través de este método científico, como de las personas que facilitan esa paternidad, y en todo caso al niño.
En uno de sus considerandos, la ley indica que la gestación por subrogación es una forma alternativa de acceder a la paternidad o maternidad que la legislación ha de tutelar y regular para conciliar los derechos en juego de todos los que participan y sea acorde al interés superior del niño nacido”.
En su artículo uno, señala: “La presente Ley tiene por objeto regular el derecho de las personas a la gestación por subrogación, entendiendo por tal, el que les asiste a los progenitores subrogantes a gestar, por la intermediación de otra, para constituir una familia, y a las gestantes subrogadas, a facilitar la gestación a favor de los subrogantes, todo ello en condiciones de libertad, igualdad y dignidad, expresivas de la más intensa solidaridad entre personas libres e iguales”.
La “Ley de Vientre de Alquiler” –expuso Medina-, explica que GESTACIÓN POR SUBROGACIÓN es la que se lleva a cabo cuando una mujer acepta ser la gestante mediante cualquiera de las técnicas de reproducción asistida contempladas por la ley y dar a luz al hijo o hijos de otra persona o personas, los progenitores subrogantes.
Esta ley contempla un contrato o documento público por el que una persona o una pareja, formada por individuos de igual o diferente sexo, y una mujer, acuerdan que esta será por subrogación.
Entre los requisitos para la gestación por subrogación se aclara que la misma se realizará sólo cuando haya posibilidades razonables de éxito, no suponga riesgo grave para la salud, física o psíquica, de la mujer gestante o la posible descendencia.
Asimismo, debe darse una previa aceptación libre y consciente de su aplicación por parte de la mujer, que debe ser debidamente informada de los riesgos y de las condiciones de la técnica, en los términos establecidos en esta Ley –dijo Medina.
Antes de recurrir a esta opción para procrear, los progenitores subrogantes deberán haber agotado o ser incompatibles con las técnicas de reproducción humana asistida.
“La mujer gestante por subrogación no podrá tener ningún vínculo de consanguineidad con el o los progenitores subrogantes”, señala la iniciativa de ley.
Medina recalcó que la gestación por subrogación no tendrá carácter lucrativo o comercial, sin perjuicio de la compensación resarcitoria que podrá́ percibir la mujer gestante.
Sin embargó, dijo que habrá dos excepciones para una compensación económica:
1) Para cubrir los gastos estrictamente derivados de las molestias físicas, los de desplazamiento y los laborales, y el lucro cesante inherentes a la gestación. 2) Para proporcionar a la mujer gestante las condiciones idóneas durante los estudios y tratamiento pre-gestacional, la gestación y el post-parto.
La secretaría de Salud, previo informe de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, establecerá las reglas que garanticen el respeto al carácter gratuito de la gestación –dijo la diputada Medina.
Entre otras cosas, la mujer gestante por subrogación será beneficiaria de un seguro que deberán pagar los progenitores subrogantes, que cubra las contingencias que puedan derivarse como consecuencia de la aplicación de la técnica de reproducción asistida y posterior gestación, y en especial, en caso de fallecimiento, invalidez o secuelas físicas.
Sobre los requisitos, Medina expuso que la mujer gestante por subrogación debe ser mayor de 25 años, tener plena capacidad jurídica y de obrar, buen estado de salud psicofísica y salud mental y, en particular, no haber sufrido episodios de depresión o desordenes psíquicos.
“La mujer gestante por subrogación debe tener al menos un hijo sano”, prosiguió Medina.
Otros requisitos: Disponer de una situación socioeconómica, así como familiar, adecuadas para afrontar la gestación en condiciones óptimas de salud, bienestar y seguridad; poseer la nacionalidad hondureña o residencia legal en Honduras; no tener antecedentes penales ni de abuso de drogas o alcohol y no haber sido mujer gestante por subrogación en más de dos ocasiones con anterioridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *