“Todas las fuerzas políticas representadas en el Congreso, incluyendo Libre, pueden sumarse a debate del Gran Diálogo”

El presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, reiteró este viernes la invitación para que los logros alcanzados en la mesa del Gran Diálogo Nacional sean discutidos por todas las bancadas representadas en ese poder del Estado.

“La intención es buena -señaló Oliva-, pero ya Constitución señala que las atribuciones del Congreso Nacional de crear, reformar y derogar leyes son indelegables”.

Por esa razón, aclaró, los resultados del diálogo no pueden ser vinculantes con las actividades del Congreso, pues es en el Congreso donde se debate y se construyen los consensos para luego legislar.

“Estamos conscientes que hay temas sensibles que se quieren tocar en este pre diálogo que van a necesitar ser ley de la República, incluso algunas podrían ser reformas constitucionales que necesitan ser aprobadas en esta legislatura y ratificadas en la siguiente”, agregó el titular del Congreso.

Oliva reveló que “Invité a la mesa de Pre Diálogo instalada en la sede de las Naciones Unidas en Tegucigalpa para que charlemos, porque algunos compañeros diputados han introducido una iniciativa de ley encaminada a darle un grado de vinculación a los que se discuta en ese diálogo.

Y esto –aclaró-, no puede ser como que fuese obligación para que el Congreso Nacional tomase eso más adelante y lo convirtiera en ley de la República. Debe ser debatido por todas las bancadas de todos los partidos políticos.

Y añadió: “Todas las fuerzas políticas están representadas en el Congreso, incluso Libertad y Refundación, que no se ha integrado plenamente a ese diálogo y es la segunda fuerza, lo pueden hacer en el Congreso Nacional con sus representantes. También el Partido Liberal, la Alianza Patriótica”.

Todos los asuntos los podemos tocar en el Congreso Nacional con el mayor de los gustos, podemos crear las comisiones necesarias para impulsar este diálogo expresó.

Eso sí –enfatizó Oliva-, no todos los documentos que salgan del diálogo pueden ser Proyecto de Ley, pero el Congreso, con comisiones parlamentarias y la participación de asesorías políticas y la comunidad internacional, pueden trabajar juntos para ver qué es posible y qué no.

Sobre la opinión de Manuel Zelaya y el presidente Hernández referente a la aprobación de leyes en base a la mesa de diálogo, dijo: “No he tenido la oportunidad de platicar con él desde que terminó la última legislatura en el Congreso anterior.

Estoy contento, porque el diputado Jorge Cálix abre la posibilidad de sentarse a la mesa de diálogo una vez le autorice su partido (Libre); tengo la esperanza que sea en términos positivos, pues he oído al ex presidente Manuel Zelaya en el sentido que no quiere sentarse con el presidente Hernández para buscar una salida” -concluyó.