“Muchos podrán no estar de acuerdo con el informe del CN, pero su contenido es puntual e inapelable”: Mauricio Oliva

“Muchos podrán no estar de acuerdo con el informe del CN, pero su contenido es puntual e inapelable”: Mauricio Oliva

*CN aprobó el informe de la Comisión Especial para no renovar el Convenio de la MACCIH con el Estado de Honduras.

Según informe la selección de los casos a investigar no sigue criterios de objetividad, siguen criterios políticos, de justicia selectiva.

No participé en las deliberaciones, lo hice con todas las intenciones del mundo para que no dijeran que soy parte interesada e influenciable –dijo el presidente del CN.

Oliva: “Hay una cosa que es inalterable, el CN SI tiene la potestad para investigar lo que quiera”.

Para el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, el informe de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH), es puntual, inapelable, y va dirigido no al convenio en sí, sino a la ejecución del mismo y de los actores encargados de hacerlo.

Inicialmente, Oliva resaltó que hay una cosa que es inalterable, y es que el Congreso Nacional tiene las potestades para hacer las investigaciones que quiera.

Todos están hablando del término de la MACCIH –comentó-, pero yo les digo, no nos perdamos, no nos dejemos atrasar por las formas, veamos claramente cuáles son los objetivos y cuál es la finalidad.

“Quiero ser claro y preciso, no participé en las deliberaciones, lo hice con todas las intenciones del mundo para que no dijeran que soy parte interesada e influenciable”, dijo.

Yo si comparto el resultado del informe –declaró el diputado-, si alguien cree que esto puede traer consecuencias políticas, sociales o legales para mi persona o para cualquier otra, démosle para delante cuál es el problema.

Según Oliva, “El contenido del informe que se hizo, es puntual, inapelable, y va dirigido no al convenio en sí, sino a la ejecución del mismo y de los actores encargados de hacer esa ejecución”.

Asimismo, consideró que los hondureños deben tener la racionalidad para poder de manera objetiva asumir estos asuntos, ya que todo mundo cree que tiene el derecho de decir lo que quiera y piensa al Congreso Nacional, con libre opinión.

Pero tener libre opinión –continuó Oliva-, a tener la razón, hay una enorme distancia, mucho menos que venga un organismo internacional a decirle al Congreso lo que tiene que hacer, lo que no tiene que hacer, lo que tiene que legislar y lo que no debe legislar.

Finalmente, el congresista indicó que como humanos podemos fallar y posiblemente parte de las fallas, parten de las mismas ambigüedades que puede tener el convenio de la MACCIH, por lo que hay que sentarse de manera civilizada y analizarlo de la mejor manera posible.